Año de consolidación, con los costes de la deuda en mínimo histórico

por | Dic 27, 2018 | Divisas

Este articulo está publicado en la siguiente página web.

© Reuters. Año de consolidación, con los costes de la deuda en mínimo histórico

Madrid, 27 dic (.).- El año que acaba ahora ha sido un ejercicio de consolidación en los mercados de deuda, con la rentabilidad de los títulos soberanos en circulación en mínimos históricos, en el 2,4 %, y tensiones en el secundario en el último trimestre del año, reflejo de la incertidumbre internacional.

En 2018, el Tesoro ha tenido que captar en los mercados 231.687 millones de euros para cubrir el déficit del Estado y financiar los vencimientos de deuda, la cifra más baja desde 2012.

Esta menor apelación al mercado se explica por el aumento de los ingresos presupuestarios, la reducción de gastos como el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) -porque las comunidades ya pueden acudir al mercado para captar financiación- y la reducción del coste de la deuda derivada de los bajos tipos de interés, según el Tesoro.

Así, 2018 cierra con una emisión neta final de 35.000 millones, 5.000 millones menos de lo que preveía inicialmente el Ministerio de Economía, y 10.000 millones por debajo de la correspondiente a 2017.

Y ello tiene un efecto positivo sobre la carga de intereses de la deuda pública, que se situará unos 2.000 millones por debajo de los 31.500 presupuestados en esta partida.

El grueso de la emisión de 2018, como es habitual, se centró en el medio y largo plazo, que suma 131.485 millones (8.000 menos que en 2017), mientras que en letras se colocaron en los mercados 82.202 millones.

El escenario favorable de tipos permitió situar el coste medio de emisión en el 0,67 %, algo por encima del 0,62 % de 2017, que el Tesoro atribuye a los mayores plazos a que se ha emitido este ejercicio (han pasado de 10,8 años a 11,9 de media).

Ese leve repunte en el precio de emisión no ha impedido reducir el coste medio de la deuda en circulación hasta su mínimo histórico, al 2,39 % (2,55 % en 2017 y 3,73 % en 2013).

Y en 2018 se ha vuelto a aumentar la vida media de la deuda en circulación hasta los 7,52 años, frente a los 7,13 del pasado ejercicio y a los 6,2 años de 2013.

Además, en esta coyuntura de tipos bajos, el Tesoro ha amortizado anticipadamente 8.000 millones de euros del préstamo de 2012 del MEDE para la recapitalización del sistema financiero, de manera que el saldo pendiente se sitúa en 23.721 millones (de los 41.333 millones recibidos).

Otro factor en el análisis de 2018 es la progresiva recuperación de inversores extranjeros, que ya representan el 44,8 % de las tenencias de deuda pública.

El efecto consolidación se ha dejado sentir también en el mercado secundario de deuda pública, en el que el bono español a diez años ha cotizado en 2018 en un rango amplio, entre el 1,146 % y el 1,724 %, con la prima de riesgo en una horquilla de 65-132 puntos básicos.

El hito que marca el tipo más alto del bono español se sitúa el 19 de octubre, en el 1,735 %, contagiada por el fuerte repunte de la deuda italiana, en plena batalla entre las autoridades del país y la Comisión Europea por la decisión del Gobierno transalpino de aumentar por su cuenta y riesgo el déficit público.

Las discrepancias parecen haberse cerrado, pero el último trimestre del año ha deparado demasiadas incertidumbres -el «brexit», la debilidad del crecimiento mundial, la evolución del , tensiones geopolíticas y el auge de los populismos, entre otras- como para apaciguar a los mercados.

Para la , que mide el plus de rentabilidad que los inversores exigen a un país frente a la deuda alemana, el momento más crítico del año (132,29 puntos) fue el 29 de mayo, en vísperas de la moción de censura que acabó con el Gobierno de Mariano Rajoy.

0 comentarios

Categories