China apuesta por una ley unificada para atraer a los inversores extranjeros

por | Feb 27, 2019 | Divisas

Este articulo está publicado en la siguiente página web.

© Reuters. China apuesta por una ley unificada para atraer a los inversores extranjeros

Víctor Escribano

Pekín, 27 feb (.).- Pekín trata de abrirse más al mundo para evitar peligros para su economía, afectada por la ralentización del crecimiento a nivel global y la guerra comercial con Estados Unidos.

Así pues, las autoridades chinas trabajan para aprobar una nueva ley unificada que facilite el flujo de inversión extranjera en el país.

Esta propuesta de ley, que actualmente se encuentra en fase de borrador, busca sustituir a las tres existentes sobre la materia, que regulan lo relativo a empresas conjuntas y compañías de propiedad extranjera.

Sin embargo, no es una iniciativa reciente: la primera propuesta data de 2015, aunque Pekín la rescató a finales de 2018 tras comenzar a sentir la incidencia de la disputa comercial sobre la economía china, y parece que el objetivo es aprobarla en la sesión anual del legislativo, que comenzará el próximo 5 de marzo.

El presidente de la Cámara de Comercio de la Unión Europea (UE) en China, Mats Harborn, expresó en un comunicado remitido a Efe su «preocupación» al considerar que el borrador «está metiendo a presión entre el proceso legislativo normal y la mesa de negociación con Estados Unidos, en parte para solventar el conflicto comercial».

Asimismo, la aceleración del proceso «suscita preocupaciones sobre que las opiniones de las compañías extranjeras no sean tenidas en cuenta».

No opina así el decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Transporte de Xi’an, Shan Wenhua, quien aseguró a Efe que la disputa comercial «puede haber jugado cierto papel en la aceleración» de este proyecto, pero su rol ha sido «suplementario y contingente».

Sun Lijun, subdirector de la Asociación de Derecho de China, dijo a Efe que el proceso «ha sido claro», aunque reconoció que el hecho de haber sido revisado en dos ocasiones durante poco más de un mes «es una señal de que China ha pulsado la tecla de ‘acelerar'», aunque matiza que se debe a que Pekín no quiere «esperar para impulsar la apertura».

A finales de diciembre, el ministro de Justicia, Fu Zhenghua, afirmó que las leyes actuales «apenas pueden cumplir con los nuevos requisitos para construir un nuevo sistema de economía abierta», algo que provoca una «necesidad urgente de que una ley unificada como esta proporcione protección legal para amplificar aún más la apertura y utilizar mejor la inversión extranjera».

El segundo borrador, presentado a finales de enero, contiene algunas novedades relevantes como la adición de una cláusula por la que el Estado debe «dar tratamiento nacional a las inversiones extranjeras fuera de la lista negativa» de sectores en los que no está permitida la entrada de capital foráneo.

Esto, sin embargo, no contenta a la Cámara europea, que se opone a que «se mantenga una distinción legal entre las empresas extranjeras y locales».

El proyecto de ley también facilita que las compañías que cuenten con participación extranjera tengan el «mismo acceso a las políticas favorables para las empresas» que las compañías chinas.

Asimismo, se aclara que las autoridades estatales no podrán expropiar o confiscar las inversiones extranjeras «excepto en circunstancias particulares y por el interés público», aunque la información no especifica qué circunstancias son estas.

Lo que sí apunta es que, en caso de que se produzca una expropiación, «se deben seguir los procesos legales previstos y se debe efectuar una compensación rápida, justa y razonable».

«Es el sistema de gestión de inversiones extranjeras más abierto y vanguardista del mundo», destaca Shan.

El experto va más allá en su defensa del proyecto: «Caracterizada por la igualdad en la competencia, no solo muestra la firme determinación de China de adherirse a la expansión integral de la apertura y a promover la liberalización y la facilitación de las inversiones de alto nivel, también espera ser una demostración internacional y jugar un papel protagonista».

Con todo, la Cámara europea considera que el borrador está escrito con «términos amplios y lenguaje vago», por lo que «se necesita una clarificación» que evite que «haya espacio para la aplicación arbitraria de la ley».

De ser aprobada, esta nueva norma se unirá al sistema de «lista negativa» de China, que enumera los sectores en los que no permite la inversión extranjera, algo que, según Shan, ya ocurre en otras potencias económicas: «Es el sistema más transparente y abierto de acceso para el capital extranjero».

De hecho, el profesor universitario recuerda que el número de industrias restringidas se redujo de 63 a 48 en la última edición de la lista, publicada en 2018, y que se abolirán completamente las restricciones de propiedad en industrias como los seguros y los automóviles en los próximos tres o cinco años, a los que se podrían unir sectores como los astilleros y la fabricación de aeronaves.

Según un reciente estudio del banco estadounidense Citibank citado por medios locales, la inversión extranjera en China se incrementará en torno a un 66,7 % en 2019, pasando de los 120.000 millones de dólares (unos 106.200 millones de euros) del año pasado a los 200.000 millones de dólares (cerca de 177.000 millones de euros).

0 comentarios

Categories