La banca huye de la deuda pública española antes de la pandemia del covid-19

por | Abr 9, 2020 | Divisas

Este articulo está publicado en la siguiente página web.

© Reuters. La banca huye de la deuda pública española antes de la pandemia del covid-19

Madrid, 9 abr (.).- La banca española ha huido poco a poco de la deuda pública española ante la escasa rentabilidad actual y su exposición se redujo en enero, antes de la pandemia del covid-19, hasta 135.000 millones de euros, la cifra más baja desde 2009, mientras los inversores extranjeros han seguido comprando.

Los últimos datos del Tesoro Público, correspondientes a enero, revelan que los bancos españoles contaban con una cartera de deuda pública nacional de 135.822 millones de euros, un 13,82 % del total, el porcentaje más bajo de la serie histórica, que comienza en 2002.

Desde los máximos de 2014, 224.455 millones de euros, o un 29 % del total, la banca española no ha dejado de reducir su exposición a la deuda pública nacional; la mayor entidad, el Santander (MC:), tenía al cierre del pasado año 35.366 millones, frente a los 49.640 millones de un año antes.

La tendencia es inversa a la que han seguido los inversores no residentes, que encuentran en la deuda española una rentabilidad mayor que en buena parte del resto de países europeos y, en teoría, la misma seguridad al formar parte de la zona del euro.

En enero, los extranjeros concentraban cerca de la mitad de la deuda española, un 49,80 %, equivalente a 489.529 millones de euros, de un total cercano al billón (983.068 millones); se trata también del porcentaje más alto desde 2002.

Las entidades españolas han ido reduciendo sus carteras de deuda española, muy poco rentable dados los bajos o incluso negativos tipos de interés; el bono español a diez años marcó el pasado agosto un mínimo histórico cerca del 0 %, y esta semana se ha situado en torno al 0,8 %.

Al margen de los ingresos que recibe el Estado a través de los impuestos, otra vía de mantener la economía es la emisión de deuda pública, con distintos vencimientos, por ejemplo letras, bonos y obligaciones.

A través de distintas subastas periódicas, cualquier inversor puede hacerse con este tipo de títulos, incluidos los pequeños ahorradores, pero los grandes compradores de deuda siempre han sido los bancos, que buscan una rentabilidad fija por pequeña que sea.

OTROS GRANDES .PRADORES DE DEUDA PÚBLICA

Además de los bancos, otros tenedores de deuda pública españolas son las aseguradoras, que al concluir el pasado enero tenían 91.177 millones, un 9,27 % del total; fondos de inversión, 25.072 millones, o un 2,55 %, y fondos de pensiones, 12.462 millones (1,27 %).

El principal acreedor de los bonos españoles es el BCE, que ha efectuado compras superiores a los 200.000 millones de euros (212.598), y que acaba de anunciar compras masivas de deuda pública y privada de la zona del euro por valor de 750.000 millones, aproximadamente el 6 % del producto interior bruto (PIB) hasta finales de año.

Estos 750.000 millones se suman a los 120.000 millones que el BCE anunció a comienzos de abril y a los 20.000 millones que compra mensualmente desde noviembre, que suponen 240.000 millones este año.

En total, el BCE se hará con aproximadamente 1,1 billones de euros entre deuda pública y privada, cantidad equivalente al PIB español.

Las compras serán flexibles y no se distribuirán de forma regular a lo largo del tiempo y el espacio, por lo que cada mes el BCE podrá comprar cantidades diferentes dependiendo de qué ocurra en los mercados.

El organismo se reserva así la posibilidad de comprar deuda española o italiana en función de la evolución de la pandemia y sus efectos sobre la economía, que en el caso de España no son completamente negativas.

La agencia de medición de riesgos S&P prevé que la economía española caiga un 1,8 % en 2020, frente al crecimiento del 1,5 % anteriormente previsto, pero mantiene la nota a España en un notable medio (A) con perspectiva estable.

Tras la inevitable recesión de 2020, S&P augura para 2021 un rebote significativo del PIB, que podría crecer más del 3,1 %, frente al 1,6 % inicialmente calculado, con lo que a pesar del impacto negativo del coronavirus el crecimiento será similar en el conjunto de los dos años.

Las previsiones de S&P contrastan con las que acaba de publicar la patronal española de empresarios, la CEOE, que calcula que el PIB caerá entre un 5 % y un 9 % en 2020 y el paro se incrementaría entre medio millón y 900.000 personas.

0 comentarios

Categories