Brasil, con imagen exterior dañada, sufre fuga récord de capital extranjero

por | May 26, 2020 | Divisas

Este articulo está publicado en la siguiente página web.

© Reuters. Brasil, con imagen exterior dañada, sufre fuga récord de capital extranjero

Sao Paulo, 26 may (.).- La postura negacionista del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, ante el agravamiento de la pandemia de COVID-19 en Brasil, segundo país con más contagiados en el mundo, ha comenzado a erosionar la imagen en el exterior de la mayor economía de Sudamérica y ha golpeado la confianza de los inversores extranjeros.

La inversión extranjera directa en Brasil se desplomó desde 5.100 millones de dólares en abril de 2019 hasta 234 millones de dólares en abril de 2020, la menor cifra para este mes desde 1995, según informó este martes el Banco Central.

Los recursos de los foráneos también se esfumaron en la bolsa de Sao Paulo, de la que los inversores extranjeros retiraron en abril 5.070 millones de reales (unos 940 millones de dólares) tras haber sacado en marzo 24.210 millones de reales (unos 4.484 millones de dólares).

En el acumulado de los cuatro primeros meses de 2020 el flujo extranjero en la plaza paulista está negativo y roza los 13.000 millones de dólares.

Para el líder de la ultraderecha brasileña, uno de los gobernantes más escépticos sobre la gravedad del COVID-19, el desgaste de la imagen exterior del gigante suramericano es responsabilidad de la «prensa mundial de izquierda» y no de la grave crisis sanitaria por el coronavirus.

Sin embargo, especialistas consultados por Efe apuntan a que los principales focos de preocupación en el exterior residen en la falta de unidad y planificación política en el combate del patógeno en Brasil, así como en las dudas sobre la capacidad del gobierno de Bolsonaro de continuar con su agenda neoliberal de reformas.

De acuerdo con el economista Henrique Castro, profesor de la Escuela de Economía de la Fundación Getulio Vargas (FGV), «el escenario brasileño es de mucha incertidumbre» y eso lleva a los inversores extranjeros a percibir de «arriesgada» la economía del país.

Según el Credit Default Swap (CDS), el índice de riesgo país de Brasil ha subido este año más del 220 % mientras que el real brasileño se convirtió en la divisa más devaluada del mundo.

La fuga de capital extranjero del mercado brasileño comenzó a sentirse ya el año pasado y, según explicó Castro, puede ser explicado por «el lento ritmo de las reformas brasileñas».

El Congreso aprobó una reforma a las jubilaciones, pero «no consiguió avanzar con otras dos reformas importantes impulsadas por Bolsonaro, la tributaria y la administrativa» que, con la llegada del coronavirus, quedaron «paradas».

Según el profesor de la FGV, el capital extranjero en Brasil solo retornará «si el Gobierno consigue dar señales claras de que va a conseguir avanzar con las reformas».

En la misma línea se expresó el economista jefe de la consultora Necton, André Perfeito, quien aseguró a Efe que los inversores están «muy atentos al nivel de eficacia de los Estados para lidiar con esta pandemia».

El economista afirmó que, a corto plazo, el escenario brasileño es «incómodo» para los inversores ante la «falta de planificación» del Ejecutivo.

Perfeito también destacó los recientes «cambios en el Ministerio de Salud» y las constantes «peleas» entre el Gobierno federal y las gobernaciones regionales del país, a las que Bolsonaro presiona para que levanten las medidas de aislamiento social adoptadas para combatir la pandemia y a que retomen la economía.

0 comentarios

Categories